domingo, 30 de diciembre de 2012

La luz de Neruda

Una vida dedicada a la esencia,
afrontando sin miedo la duda,
escribe versos y poemas,
inspirado en la luz de Neruda.

Buscaba en la vida la rima,
que marcase su fiel partitura,
su musa inspira la letra,
con padre el papel y la pluma.

Destilaba color inocencia,
por la noche buscaba en la Luna,
destellos de música argenta,
la luz que en su mente figura.


Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc

martes, 25 de diciembre de 2012

El árbol de la vida

Raíces que marcan origen,
de aquello que fuiste una vez,
la base arraigada en el nombre,
aventura iniciada al nacer.

El tronco te enseñó la esencia,
a elevarte sin miedo a crecer,
marcando en tu rostro,corteza,
recordando quien fuiste una vez.

La estela del viento que mueve,
las hojas de tu florecer,
vivencias son rastro de vida,
que fluyen hacia la vejez.

Camina pues no eres un árbol,
no eches raíces sin ver,
el mundo que se abre mostrando
los pastos de luz y querer.


domingo, 23 de diciembre de 2012

Vuelos matutinos

Caminaba distraída,
sobre un muro de hormigón,
buscando en aquellos pastos,
el manjar del corazón.

Extraviada, no perdida,
meditaba sobre el ser,
su misión en esta vida,
un destino al cual vencer.

Veía en la despedida
una puerta a superar,
la amistad y confianza
que consigo ha de llevar.

En sus vuelos matutinos,
perfilaba cual pincel,
trazos de cielo infinito,
intentando no caer.

Alguna vez arrepentida
por cegarse en el placer,
de pensar en ser un hombre:
siente para poder ser.

Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Cafetera y humo

Cafetera y humo denso,
no necesitamos más,
narraciones del pasado,
compartiendo chispa y gas.

Unas risas insonoras,
recordando aquel final,
mi partida, y la esperanza,
de algún día regresar.

Siempre fuimos dos extraños,
batallando en alta mar,
marineros extraviados,
siguiendo la luz lunar.

Me perdí en extrañas tierras,
mas no pude encontrar,
aquel mapa que marcase
un destino al cual llegar.

Con los años he encontrado,
una simple solución:
no persigas a un pasado,
busca nueva dirección!

Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc





martes, 18 de diciembre de 2012

Plasmando los vientos

Creaba delicias de música y canto,
oraba a los soles por poder cantar,
el grito del cual resurgió el libertario
blandiendo la espada que abriera la mar.

Su pluma plasmaba las notas del viento, 
esbozando la idea de la libertad,
surcaba los mares de su pensamiento
en busca de muros para derrumbar.

Consciente, no en vano, de su privilegio,
la pluma y la vida ha de sacrificar,
por ver renacer de la sangre y los muertos,
las hordas de un pueblo queriendo avanzar.

Marcaba el camino de aquel contingente, 
sin miedo mandaba a sus hombres matar,
a todos aquellos que un día quisieron
acortar la soga, por ellos no hay paz.

Hicieron del mundo un lugar de ensueño,
sin guerras ni estafas, tan solo bondad,
la bandera blanca ondea en el viento,
ni ley ni países, es la humanidad.

Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc





lunes, 17 de diciembre de 2012

Azul sinceridad.

Separando los cantares,
¿y que importa el que dirán?
No más besos de portales,
que la luz se apaga ya.

¿Los extraños en los bares?
Siempre supe que es verdad,
que en periodos otoñales
una herida escuece más.


¿Y si fuera yo un farsante?
Me dirías la verdad,
pues no hablan nunca en balde
la mirada ni la edad.


Estropean cada asalto
sus destellos a esquivar,
no quisiera yo atraparme
de su azul sinceridad.

¿Y si solo su mirada,
arrojara luz al mar?
¿No son cálidos los vientos
que arrastran la tempestad?

Nunca obtuve una respuesta,
mas tan solo un dulce andar,
caminando no contesta,
¿debería pues marchar?


Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc

domingo, 16 de diciembre de 2012

Dúo respeto.


Entendían su existencia 
como el breve respirar,
muy superflua y escueta
siempre dentro de un disfraz.

Entonaban la palabra,
versos, rimas y demás,
siempre un as bajo la manga
para huir sin escapar.

Era un dúo de respeto,
pues su arte era tal
que encendía sin mechero
toda llama al escuchar.




Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Frío otoño estival


Nacía cada mediodía,
cual Luna del oscurecer,
argentos destellos de noche,
no sabe que quiere entender.


Veía en el Sol de la tarde,
igual que en el amanecer,
vestigios de todas las noches
que pierde sin poder vencer.

Pensaba que el mundo cambiaba,
creía que todo es real,
que el Sol perseguía a la Luna,
sin nunca encontrar el final.

Soñaba en los días de invierno,
con la larga noche estival,
sentir en el pelo y su rostro
la cálida luz invernal.

Moría sin pena ni gloria,
esclava de un despertar
que ofrece sueños en memoria
de aquel, al que no supo amar.

Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/vidadesdoblada

lunes, 10 de diciembre de 2012

Lo que esconde tu disfraz


"Muy coqueta y retocada, intentando aparentar, una cara transformada, cual careta de disfraz"

Como todas las mañanas, observaba amanecer ya en la calle. La vida del artista es dura y no se podía permitir perder su lugar en la rambla.

Abundante maquillaje, un ropaje extravagante y unos zapatos que hiciesen gala de su nombre. Siendo un actor de la calle requería que su apariencia llamara la atención. La gente en general ni si quiera se detenía a observar su trabajo, mas siempre sonsacaba alguna sonrisa infantil a los niños que paseaban.

Aun no era hora punta, por lo que empezó con un número sencillo. Llevaba años repitiendo la escena de la pared invisible, pero aun así siempre conseguía sorprender a alguien que, ensimismado, lo agradecía con algunas monedas. No era un trabajo bien remunerado, pero la satisfacción personal que obtenía era suficiente. Como artista había renunciado a un modo de vida predeterminado, su oficina era la calle y su uniforme variaba cada día de la semana.

Después de acabar el primer número algo le llamó la atención. Una chica joven, debía rondar los veinte, pasó frente a él anonada por la música de sus auriculares. Se trataba de un perfecto prototipo: peinada como marcaban las tendencias de moda, sombra de ojos, pintalabios, maquillaje en los pómulos y un atuendo característico. No podía enumerar cuantas jóvenes de similar edad había visto vestidas casi de la misma forma. Pesé a que era una mujer de buen ver no le resultó atractiva. Escondía su verdadero rostro tras un lienzo de maquillaje y la ropa solo denotaba una clara tendencia a la egolatría que incluso llegó a molestarle.

Siguió con la función. Está vez escenificó un baile, junto con aquella mujer invisible con la que tantas noches había soñado. Nadie podía verla pero su rostro palpitaba claro y lúcido en su mente. El espectáculo de música insonora fue agradecido con unas pocas monedas más. 
Agotado decidió posponer su balada un tiempo, aun era invierno y unos minutos bajo el abrigo le ayudarían a recuperar la temperatura.


Otra mujer se cruzó con su mirada. Nada tenía que ver con la anterior. Su rostro, libre de antifaz, inspiraba fuerza y confianza. Caminaba bien recta, con la mirada puesta en el horizonte, escondiendo una leve sonrisa en los labios.  El pelo le caía por los hombros y parte del rostro, difuminando una mirada risueña de curiosidad y simpatía. Bajo su abrigo las ropas que vestía se le antojaron como normales, no parecía que le preocuparan mucho, aunque tampoco le parecieron estrafalarias. Tanta naturalidad le conmovió. Era una persona bella de verdad. Quizá el hecho de ser mujer le inspiró más atractivo, pero no se trataba de algo físico.

Su trabajo le obligaba a esconderse bajo disfraces,  a ocultar la realidad existente tras ellos. Él era una persona corriente pero durante la función debía interpretar y escenificar otra cosa, gajes del oficio. Su belleza se escondía en el interior. Una forma de hablar, de gesticular, de mirar o de acariciar, y era eso lo que él buscaba.

Volvió en si mismo y reaccionó. Ya había descansado suficiente. Guardó el abrigo en la mágica caja del mimo y reemprendió el espectáculo.

Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc

domingo, 9 de diciembre de 2012

Lucha en verso

Mirando lo que rodea,
la estructura de tu ser,
siendo opresor y esclavo
de escribir en un papel.

Estructuras en metáfora
versos de la desazón,
lapiceros que danzando
marchitan el corazón.

Dulces estrofas esbeltas,
mares de la sinrazón,
me pregunto caminando:
¿será en esta dirección?

Sintiendo que es el camino,
que guía en este andar,
párrafos que son amigos
en las noches que olvidar.





Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc/

lunes, 3 de diciembre de 2012

Silencio y libertad.

Silencio y libertad, no anhelaba nada más, el calor de los reencuentros, aunque sepa que es fugaz.

Acostumbraba a pasar las tardes de verano en el prado. El color ocre de los campos le inspiraba no solo tranquilidad, también un cálido sentimiento familiar. Eran las tierras que lo vieron crecer, y aunque ya no pasaba mucho tiempo allí, le gustaba dejarse ver de vez en cuando.

Aquella tarde no era diferente. El Sol caía lentamente, arrastrando el manto celeste que acompaña la noche. Bajo él, la llanura de trigo y cebada, que alimentaba las granjas de los incansables agricultores. Siempre había admirado a esa gente. Aunque sus manos agrietadas y enquistadas dibujaban una vida de trabajo, su rostro inspiraba tranquilidad y felicidad, algo poco común en el lugar donde vivía.

Un joven corcel pasturaba en la espesura, despreocupado, iluminado por los últimos atisbos de luz que el día ofrecía. Envidiaba la existencia del animal. No encontraba ninguna representación tan sincera de libertad como aquella.
Mientras prendía un cigarrillo el joven potro se tendió sobre la espiga. Tras revolverse unos segundos quedó postrado en el suelo, observando, como si meditará sobre aquello que le rodeaba.
Levantó la mirada al al cielo, pronto anochecería. Contempló unos segundos más el paisaje y emprendió el camino al coche. 

- Quizá vuelva mañana.

Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/vidadesdoblada

domingo, 2 de diciembre de 2012

Roja

Creía que el mundo vería en su pelo,
el fuego que sienten aquellos que ven
derramar la sangre de los pistoleros,
que luchan sin miedo a poder caer.

Los ojos tan negros mostraban el velo,
de un pueblo cansado poniéndose en pie,
mirando hacia el cielo, sin sentirse muertos,
alzando las armas, vivir es vencer.

Su pelo y sus ojos eran el reflejo,
mezclaban la rabia y el amanecer,
del hombre cansado que sale corriendo
buscando el camino del rojo placer.

La sangre y la lucha mancharon su rostro,
pues nunca ha habido más brava mujer,
la estela del pelo marcaba el camino,
sus ojos, luceros, nos guían sin fe.



Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/vidadesdoblada

jueves, 29 de noviembre de 2012

Río a contrarreloj


Es tan solo un espejismo,
un liviano movimiento,
la danza de las agujas
inspiradas por el viento.

¿Sientes que pasa la vida,
mas no notas el tiempo?
¿No es la llama que consume
los prados de tus adentros?

Presta entonces atención,
observando el cielo argento,
las estrellas que te enseñan
el placer del pensamiento.

No hay nada monocolor,
ni por blanco ni por negro,
la infinita tesitura,
de un gris rico en sentimiento.




Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Arquitectura compuesta

Pelirroja su melena,
esmeralda en su mirar,
me mira cual pistolera,
me cautiva con su andar.

El estreno de su obra,
de sus ojos al fijar,
esperando la respuesta
de preguntas sin final.

Cuando observa distraída
como cae la eternidad,
crea vientos de tormenta,
que destruyen mi pensar.

Y si creo estar a salvo
en su vientre maternal
me maltrata con su rima,
teje versos cual sedal. 

Cuando siente que la observo,
aparenta soledad,
las persianas de un susurro
que le encanta interpretar.

No necesita cortinas,
ni de espejos en que ahogar,
su perfecta arquitectura,
su belleza sin igual.


Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc










martes, 27 de noviembre de 2012

Alcanzar el horizonte

Alcanzar el horizonte
no fue nunca tan real,
utopías perseguidas
bajo un manto de verdad.

Es un fin que no se acerca,
cualquier brillo del mirar
que te otorga la receta
de entender, querer y amar.

Los caminos que se abren
otras puertas cerrarán,
los sonidos de trompetas
guían nuestro caminar.

¿Y si el cielo no se abriera
cuando las tropas llegar?
¿El girar y dar la vuelta
entra dentro de este plan?

Nunca más, amigo mio -
respondió su general.
Un camino que es andado,
ya no tiene marcha atrás.


http://www.flickr.com/photos/hernanpc

lunes, 26 de noviembre de 2012

Delirios de una cafetera olvidada

Tiempo hacía que no sentía el frío en la cara. Aposentado en su silla se sentía como un gran señor, elegante, despistado, apreciando el espectáculo que la calle le ofrecía.
La edad no le preocupaba, al contrario, se sentía un sabio entre sabios, agradecido por las experiencias que lo habían modelado.
Un café bien caliente. El vapor que exhalaba difuminaba su rostro ante los transeúntes, como una fina neblina. 

"La gente de hoy en día vive demasiado deprisa"

Era algo que pensaba con frecuencia, solo hacía falta sentarse a observar. La edad te otorga una perspectiva más amplia, pese a que muchas veces se vea salpicada por atisbos de locura. Pero, ¿que es la vida sino una locura? Todo punto de vista es inerte a la persona, cada persona es un mundo, y cada mundo está compuesto de millones de pequeños detalles. Desde luego, es una locura.

La tarde caía rojiza, pronto anochecería. Las finas nubes que se dibujaban en el horizonte le indicaban la llegada de los vientos del norte, algo que, por supuesto, casi nadie sabía ya. Con un pequeño esfuerzo se levantó de su trono, revolvió el bolsillo y dejó unas cuantas monedas sobre la mesa.
A su lado una mujer, aparentemente perdida en sus pensamientos, alzó la mirada hacía él. Solo hubo un intercambio de tímidas sonrisas. Satisfecho emprendió el camino a casa. 

"Quizá aun haya esperanza".



Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc/8212780377/in/photostream

martes, 20 de noviembre de 2012

Prefacio

Una mañana fría como otra cualquiera. La estación, llena para variar, respiraba un aire demasiado cargado para esa época del año, pues en invierno, la sensación de agobio no le resultaba tan insoportable como el resto del año. Era quizá el aire frío o quizá, simplemente,un estado de animo, pero después de la estación otoñal su consciencia le daba un respiro, después del interminable año de estrés y preocupaciones. Había llegado a pensar que rozaba la locura, pero siempre se escudaba en que, de no estar cuerdo, ni el mismo lo sabría.
Aquel resultó ser un año extraño, pese a la incertidumbre del mundo en el que vivía, algo ajeno a su conocimiento le inquietaba, el murmuro de un voz sin nombre que le inspiraba tiempos de cambio.

La gente, como cada mañana, caminaba a su alrededor sin prestar más atención que en sí mismos. Bullicio, mal olor y soledad, se sentía extrañamente solo entre cientos de personas.
Se sentó en un banco y comenzó a leer las noticias del día. Últimamente la prensa ofrecía pocas alegrías, a excepción del triunfo de algún equipo de fútbol, como la anestesia que se administra a los caballos después de una dura carrera.

Levantó la cabeza, miro a su alrededor, observando los rostros de todo aquel que pasaba. Nadie, absolutamente nadie, ofrecía un mirada digna de su nombre. Rostros cansados, aburridos o desilusionados, ni siquiera los pocos niños que a esas horas se veían irradiaban la luz en la mirada. Sin más, un idea clara y concisa recorrió su mente, un pensamiento que, aunque siempre había estado presente, nunca había centrado su atención. 

Aquel no era el lugar donde quería vivir.



Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc

martes, 13 de noviembre de 2012

Vida

Solo se trata de subir al tren, contemplar el paisaje e ir parando estación a estación. Habrán tramos mejores, otros en los que el paisaje no será de tu agrado, y algunos pocos que te dejarán con un recuerdo inolvidable.

La compañía es importante, pues un viaje necesita de conversación, alguien para comentar las anécdotas, experiencias, impresiones y opiniones. Aunque no todo son ventajas, siempre puede tocarte un compañero no deseado, pero tranquilos, en la mayoría de los casos bajarán en la siguiente parada.

El destino? Tu eres libre de escoger la dirección, nadie más que tú elige donde quieres terminar el viaje.
Encontrarás estaciones en las gustes quedarte un tiempo y otras en las que ni siquiera bajarás del tren pero, amigo mio, de esto se trata.

Simplemente, la vida.



sábado, 10 de noviembre de 2012

Retorno


Venimos de la tormenta,
nuestra entrega está en el mar,
versos, rimas y poetas
guían nuestro caminar.

Horizontes traspasados,
¿Será este su final?
No necesita de un barco,
ni de un faro al que mirar.

Las mareas, como el viento
son difícil de esquivar,
mas no teme al naufragio,
el que no tiene a quien amar.




Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc/

lunes, 29 de octubre de 2012

Principio del fin

Otro día que atardece
en la fría y gran ciudad,
las farolas que se encienden,
muestran flecos de ansiedad.

Los tenderos van cerrando,
los burdeles a empezar,
una oscura y larga noche,
no ha hecho más que comenzar.

Ya no hay ruido de gentío,
los infantes duermen ya,
las persianas van bajando,
el Sol pronto acostará.

Así el teatro abre puertas,
otra noche que ofrecer
un mar de juego y apuestas
donde ahogarse en el beber.

Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/calamorlanda/



domingo, 28 de octubre de 2012

Aquel loco caminante

Vive poco ajetreado,
su experiencia vale más,
no necesita resguardo,
viaja de la caridad.

Pues la calle es su teatro,
y el sombrero su disfraz,
no necesita de un canto
pues nació bailando ya.

Aunque camine descalzo
no hay cristales que pisar,
el camino es menos largo
sin pensar a donde irá.

No ve leyes ni fronteras,
pues cualquier sitio es su hogar,
si lo encuentras solo piensa
que el es libre de verdad.

Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc



sábado, 27 de octubre de 2012

Sonriendo al esperpento

Como tantos otros días  la mañana amaneció: el sofá estaba revuelto, el cartero ya pasó.

Distraída se levanta y prepara una taza de café, necesitaba una dosis de energía para afrontar el nuevo día.
Cada mañana se sumía en la rutina: desayuno, lavadoras, la compra, preparar la comida... todas esas tareas que, aun pareciendo rutinarias, conyeban un arduo trabajo.

Una ducha fría. Siempre le gustó sentir el agua helada cayendo sobre ella, fuera invierno o verano, le ayudaba a aclarar la mente.
A sus cincuenta años de edad poseía una energía fuera de lo común. La vida, como a tantos otros, no se lo había puesto fácil, pero no por eso iba a dejar de luchar.

Y hace frente a la mañana con su humilde despertar, sonriendo al esperpento que no la quiere mirar.

Tras vestirse y maquillarse, emprende el camino al mercado. La calle, que ya hace horas a amanecido, es un concierto de sensaciones: vendedores ambulantes, niños de camino al colegio y algún hombre despistado cabizbajo en el periódico del día. Todo parece caótico, pero responde al más perfecto baile, todo el mundo desempeña su papel, cada uno interpreta su personaje a la perfección.
En el mercado el ambiente es aun más caldeado. Las pescaderas gritan sin parar las ofertas del día y los carniceros exhiben sus piezas como si ellos mismos las hubieran cazado. El resto de transeúntes caminan como ganado en busca del mejor precio.

Cuatro dientes de ajo, dos muslos de pollo y medio quilo de cebollas. Todo lo que necesita para pasar el día está a su disposición, ni más, ni menos, excepto por un pequeño trozo de regaliz que compra en la parada del final del pasillo, cual pequeño premio por su infinita bondad.

Y limpiando y cocinando llegará a la saciedad, de ese proyecto de vida que la empuja hasta el final.

En casa empieza a preparar el asado. Su marido no tardará en llegar y le gusta que la comida este preparada. Siente que es lo mínimo que se merece, pues el trabajo en la fábrica es duro y está agradecida del esfuerzo que hace por la familia.

Recoge la ropa que quedaba tendida y la deja en el sofá para más tarde doblarla. La tarde amenazaba tormenta y tenía que ser previsora ante esto. Quizá el fin de semana venga a verla su hijo, últimamente estaba ocupado con asuntos laborales, pero la posibilidad de una visita era suficiente motivación para dejarlo todo perfecto. Quince minutos, la cebolla ya estaba en su punto.

Una sonrisa sincera y un atisbo de verdad, hace el mundo más bonito ante esta infame realidad.


Fotografía por:  http://www.flickr.com/photos/hernanpc














jueves, 25 de octubre de 2012

Sin Dios


Si ves
en ti
lo que es
sentir,
volar,
vivir,
sin fe
en Él,
despierta
ya, pues
no hay
dormir
sin buen
saber,
lo que es
decir:
No hay mas
que hablar,
ten fe
en ti.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Zafiedad arcaica


[...] Y su padre le explicó:

- Una mujer de buen ver, es lo que tú has de buscar, que no replique ni conteste, que sea fértil y eficaz. Los domingos, cuando libres, en mi casa comerás, pa' que aprenda el buen oficio de guisar y cocinar. Mas si no es buena madre, la tendrás que amonestar, siempre al pie de tu palabra, pues tú serás único dueño de todo su bienestar.
Y es así, querido hijo, como tienes que educar, a la madre de tus niños, a la esposa de tu hogar.

Pero el hijo, desconforme, que escuchó tal zafiedad, replicó a su viejo padre, esto es lo que dirá:

 - Pues no querido padre, tal modelo pasó ya, pues los tiempos han cambiado y no soy de tal pensar. Una idea tengo clara, y la tendríais que escuchar. No me gustan maquilladas, mucho mejor natural, ni tampoco busco en ella una esclava servicial. La mujer es como el viento necesita libertad, un espacio, grande, abierto, cual velero surca el mar.


Las tareas de la casa, igual los hijos y el limpiar, son faenas de pareja, entre dos mejor se harán. Tanto amigas, como amigos, con su total libertad,  puede ver sin resistencia,no soy yo su majestad. Así pues, querido padre, yo no quiero adoctrinar, pues la mujer es como el viento, nada la puede parar.

martes, 23 de octubre de 2012

Zapatos nuevos

Una sonrisa sincera,
un momento que enmarcar,
es la etapa de los cuentos,
cuando el barco zarpa al mar.

No necesita dinero,
solo amigos y algo más,
todo aquello que le haga,
alzar el vuelo, a soñar!

Y si algo en este mundo,
quiere romper esa esencia,
no cabrá perdón ni duda
por quebrar esa inocencia.

Solo un manto de ilusiones,
solo un mundo que explorar,
aquel niño que levanta
para andar, correr, gritar!



lunes, 22 de octubre de 2012

El fuego

El humo en el cielo a lo lejos se ve,
los gritos, la rabia, el pueblo está en pie,
cansado de escusas, van a destronar
los tronos infames, lo quieren cambiar.

Y entonces la masa empezó a caminar,
hacia el parlamento, lo harán estallar,
los bancos y cajas que encuentran al paso,
solo son carbón cuando cae el ocaso.

Las calles ardiendo, esta es la señal,
el pueblo a las armas, el rico a callar,
solo se oye un himno, un solo color,
el rojo de sangre, es la revolución.

Ya cayó el primero, cual Luis dieciséis,
¿no sabes su historia?, infórmate bien,
la sangre, los muertos, no son de rigor,
metáfora al viento, es revolución.

El tiempo dirá si esto fue solución,
pues tarde es ya, no hay elección,
avanzan sin miedo, no hay un atrás,
miran adelante, por ellos no hay paz.




sábado, 20 de octubre de 2012

Mestizaje


No creas que ser uno más del conjunto
te hace más fuerte ante el frio poder,
pues hace tus alas más fuertes al viento
el ser diferente, no hay más que querer.

La estepa es campo de tus pensamientos,
el prado el lugar donde has de querer
llegar algún día, volando en el viento,
sentirte más libre, combate el poder.

Barreras de miedo que imponen diciendo,
lo infame de ser diferente al nacer,
desecha las sombras de su pensamiento
derriba  las puertas que quieren poner.

La piel y el origen no son condición,
no hay sabiduría, ¿diferenciación?
hermanos de sangre, corazón y espíritu,
seremos más fuertes, somos todo unión.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Capítulos de rutina


Prologo

Amanecer. Con los primeros rayos de Sol despierta el día. El sonido de los pájaros resuena en la habitación. Despertar, almorzar, ducharse y  empezar. La rutina no es más que el símbolo de estabilidad que la gran mayoría necesita, sentirnos atados a ciertos hábitos que nos hacen creer en una madurez equivoca, creada artificialmente.
Café, coches, tráfico y estrés. Sentirse productivo, útil para la sociedad. Tener un trabajo, ser constante, una cárcel de responsabilidad que aunque nadie te ha impuesto a la fuerza te ves obligado a repetir durante la mayor parte de tu vida. Nuestra sociedad, firme defensora del individualismo, nos empuja a una carrera sin sentido. Conseguir el éxito, el bienestar económico. Cuanto más, mejor, con esta frase podríamos definir nuestro modo de vida, una espiral de sin razón que te arrastra a la búsqueda de una realización inexistente.

Cuerpo.

Oficina, papeles, números y jefe. Trabajos faltos de creatividad, monótonos, que podrían atontar a la más brillante de las mentes. Proyecto de futuro dicen, mas un futuro así no es deseable para nadie. Jornada de ocho horas diarias a cinco días por semana. Un sueldo razonable. Trabajamos para obtener dinero, dinero para comprar cosas, comprar cosas para llenar aun no sé bien el qué. Treinta días de vacaciones por cada año trabajado, catorce pagas. Teniendo en cuenta que la vida laboral de una persona ronda desde los veinte años hasta los sesenta y cinco (de  momento), que sentido podemos encontrar a lo llaman vacaciones? Como el breve descanso que se le da al animal de carga para que siga empujando el arado el resto de la jornada. Hablan de libertad, pero, qué clase de libertad tiene el individuo para escoger un modo de vida alternativo a este?

Epilogo.

Vuelta a casa, cena, televisión, acostarse. Un día atroz. Preparar las cosas para el día siguiente, para recordar que esto no ha acabado, que sigue y seguirá. Sofá y caja tonta. La televisión, nada más dañino y a la vez anestésico para el estrés. Bombardeo de desgracias en los informativos, todo para la mágica frase aparezca en tu cabeza: “Pues no estoy tan mal”. 
Resignarse.  Dormir. Vuelta a empezar.

martes, 16 de octubre de 2012

Abrigo de piel

Abrigo de piel,
el óseo interior,
razón en la sien,
el ser superior?


Matar por placer,
sentir, no querer,
más ser, es tener,
desear no es amar.


Despreciar, no cuidar,
esperar, no actuar,
valorar, nunca más,
no hay razón en la sien.


Y sí el ser de tu piel
solo es ser, no tener,
no es mejor solo amar
sin ahogarte en tu sien?


Esperar a cambiar
es morir, no luchar,
mas también el poder
que reside en tu sien
se resigna a esperar
lo que sí ha de querer?


Abrigo es amar,
interior solo el ser,
la razón, corazón,
es el ser superior.



lunes, 15 de octubre de 2012

Memoràndum


Un pequeño atisbo de luz recorrió la habitación. En la pared no se veían más que las negras manchas producto de la humedad. Una litera y una pequeña mesita de noche es todo el mobiliario que la acompañaba.
Silencio, frio y la privación de libertad, todo lo que allí podía encontrar.

- ¿Cuánto tiempo llevaré aquí encerrada?

Durante el aislamiento las horas parecen días, y los días años. No recordaba si quiera el momento de su clausura.

- ¿Quedará mucho más?

La espera para una ejecución de ese tipo se convierte en algo infernal. Unos últimos minutos de vida, quizá horas, pero los últimos. Habría alguien que se acordara de ella? Pensó en su juventud, ni siquiera recordaba su edad.

- Tiempos en que todo el mundo sonreía al oír mi llegada...

Aun sabiendo el destino que deparaba, mantenía la ínfima esperanza de ser rescatada. Recordaba sus vivencias, en tantos y tantos lugares en los que había estado. Hubo un tiempo donde la gente la admiraba y respetaba, pero todo eso acabó. Su nombre era ya una leyenda, de aquellas que los abuelos cuentan a sus nietos, y que los nietos olvidarán por tradición.

Siempre pensó que la suya sería una vida de evolución y crecimiento. Aunque tuvo un duro principio, consiguió calar en su lugar de origen. Más tarde tuvo que exiliarse durante unos años, pero su sentimiento volvió a resurgir con fuerza, expandiéndose por donde pisaba. Un periodo de gloria precedió a estos días, pero la cosa se torno gris. Poco a poco, su canto, antes claro y cristalino, se fue difuminando hasta perder la esencia con la que había irradiado. Su espíritu empezó a distorsionarse, quien hablaba de ella ya no lo hacía con propiedad, y surgieron ideas equivocadas sobre su persona.

Finalmente la condena. Ya solo era un reducto del pasado, algo que olvidar. Quien provocó esto tenía claras sus intenciones. Borrar cuanto había sido, y que los que la conocieron, perdieran la esperanza en aquella luz que tantos caminos había abierto.
Recordando todos los fotogramas de su vida recorrió sus últimos instantes. Unos pasos secos y autoritarios, faltos de calidez y vida, se oían acercarse a la puerta de la celda. El estremecedor sonido de la llave en la cerradura, y por último, su nombre, que como muchos otros antes habían sonado para no volver a ser escuchados:

-Democracia.

domingo, 14 de octubre de 2012

Recital de libertad

No sientes ese eco que resuena en tu interior?
No es el miedo del que escucha, lo que dicta el superior?

Aturdido permaneces, siempre esperas actuar,
pues no todo en esta vida es sentarte y escuchar,
las palabras son amargas, el recuerdo más fugaz,
escaleras que ahora subes sin poder mirar atrás.

Si quieres ver cerrada la puerta de tu celda,
no hagas nada, mas refuta cualquier llave que te vendan.
Pero si es tu decisión el poner el pié en la senda,
patea, grita, lucha, no habrá meta que te venza.

Condición de un hombre libre es poder estar en pié,
frente al mundo que te cubre con un manto de papel,
escribir te hace mas fuerte, pero nunca hay que olvidar:
la palabra bien hablada, te hace fuerte, plasmalá!



sábado, 13 de octubre de 2012

Proletario


Con la duda y enojado, le preguntó su señor:
- ¿Porque quieres que te cuide si ya no tienes valor? ¿No es verdad que tu gran casta va perdiendo su vigor? Aunque antaño destacaseis, ¿Que sois hoy, trabajador?
La fuerza del cansancio recorrió en el interior, de aquel pobre proletario, detonó en un gran fulgor:
- Es mi fuerza caballero la que quiero demostrar, pues aun sucio y en cansancio se mostrar mi habilidad. Cargo seis horas al día, hasta que vuelvo al hogar, siendo el héroe de mi hijo, llegaré a la saciedad. Aunque caiga en el intento o aunque muera al trabajar, siempre quedara un aliento que poder maximizar. Todas vuestras palabras son duras, mas no pueden afectar, a este simple proletario que armará su libertad. Pues ahora no comprende lo que puede deparar un sentido tan superfluo, esa falta de bondad. Siempre nacen contratiempos, siempre es la misma tez, la que tiene forma esquiva, pero agrede con rudez. No vengáis si tenéis hambre, no creáis aun si lo veis, pues la forma en que se muestra es muy simple, ya veréis. Todas las guerras, mentiras y cuentos, que explican los medios por miedo a caer, no es más que su miedo, a verse encerrados entre toda una clase que quiere crecer.
Las vigas que mueven esta maquinaria, son de poca cuerda, y tiende a encoger, sabrán lo que duele la pena de un hombre que mueve montañas por poder comer."