lunes, 29 de octubre de 2012

Principio del fin

Otro día que atardece
en la fría y gran ciudad,
las farolas que se encienden,
muestran flecos de ansiedad.

Los tenderos van cerrando,
los burdeles a empezar,
una oscura y larga noche,
no ha hecho más que comenzar.

Ya no hay ruido de gentío,
los infantes duermen ya,
las persianas van bajando,
el Sol pronto acostará.

Así el teatro abre puertas,
otra noche que ofrecer
un mar de juego y apuestas
donde ahogarse en el beber.

Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/calamorlanda/



domingo, 28 de octubre de 2012

Aquel loco caminante

Vive poco ajetreado,
su experiencia vale más,
no necesita resguardo,
viaja de la caridad.

Pues la calle es su teatro,
y el sombrero su disfraz,
no necesita de un canto
pues nació bailando ya.

Aunque camine descalzo
no hay cristales que pisar,
el camino es menos largo
sin pensar a donde irá.

No ve leyes ni fronteras,
pues cualquier sitio es su hogar,
si lo encuentras solo piensa
que el es libre de verdad.

Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc



sábado, 27 de octubre de 2012

Sonriendo al esperpento

Como tantos otros días  la mañana amaneció: el sofá estaba revuelto, el cartero ya pasó.

Distraída se levanta y prepara una taza de café, necesitaba una dosis de energía para afrontar el nuevo día.
Cada mañana se sumía en la rutina: desayuno, lavadoras, la compra, preparar la comida... todas esas tareas que, aun pareciendo rutinarias, conyeban un arduo trabajo.

Una ducha fría. Siempre le gustó sentir el agua helada cayendo sobre ella, fuera invierno o verano, le ayudaba a aclarar la mente.
A sus cincuenta años de edad poseía una energía fuera de lo común. La vida, como a tantos otros, no se lo había puesto fácil, pero no por eso iba a dejar de luchar.

Y hace frente a la mañana con su humilde despertar, sonriendo al esperpento que no la quiere mirar.

Tras vestirse y maquillarse, emprende el camino al mercado. La calle, que ya hace horas a amanecido, es un concierto de sensaciones: vendedores ambulantes, niños de camino al colegio y algún hombre despistado cabizbajo en el periódico del día. Todo parece caótico, pero responde al más perfecto baile, todo el mundo desempeña su papel, cada uno interpreta su personaje a la perfección.
En el mercado el ambiente es aun más caldeado. Las pescaderas gritan sin parar las ofertas del día y los carniceros exhiben sus piezas como si ellos mismos las hubieran cazado. El resto de transeúntes caminan como ganado en busca del mejor precio.

Cuatro dientes de ajo, dos muslos de pollo y medio quilo de cebollas. Todo lo que necesita para pasar el día está a su disposición, ni más, ni menos, excepto por un pequeño trozo de regaliz que compra en la parada del final del pasillo, cual pequeño premio por su infinita bondad.

Y limpiando y cocinando llegará a la saciedad, de ese proyecto de vida que la empuja hasta el final.

En casa empieza a preparar el asado. Su marido no tardará en llegar y le gusta que la comida este preparada. Siente que es lo mínimo que se merece, pues el trabajo en la fábrica es duro y está agradecida del esfuerzo que hace por la familia.

Recoge la ropa que quedaba tendida y la deja en el sofá para más tarde doblarla. La tarde amenazaba tormenta y tenía que ser previsora ante esto. Quizá el fin de semana venga a verla su hijo, últimamente estaba ocupado con asuntos laborales, pero la posibilidad de una visita era suficiente motivación para dejarlo todo perfecto. Quince minutos, la cebolla ya estaba en su punto.

Una sonrisa sincera y un atisbo de verdad, hace el mundo más bonito ante esta infame realidad.


Fotografía por:  http://www.flickr.com/photos/hernanpc














jueves, 25 de octubre de 2012

Sin Dios


Si ves
en ti
lo que es
sentir,
volar,
vivir,
sin fe
en Él,
despierta
ya, pues
no hay
dormir
sin buen
saber,
lo que es
decir:
No hay mas
que hablar,
ten fe
en ti.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Zafiedad arcaica


[...] Y su padre le explicó:

- Una mujer de buen ver, es lo que tú has de buscar, que no replique ni conteste, que sea fértil y eficaz. Los domingos, cuando libres, en mi casa comerás, pa' que aprenda el buen oficio de guisar y cocinar. Mas si no es buena madre, la tendrás que amonestar, siempre al pie de tu palabra, pues tú serás único dueño de todo su bienestar.
Y es así, querido hijo, como tienes que educar, a la madre de tus niños, a la esposa de tu hogar.

Pero el hijo, desconforme, que escuchó tal zafiedad, replicó a su viejo padre, esto es lo que dirá:

 - Pues no querido padre, tal modelo pasó ya, pues los tiempos han cambiado y no soy de tal pensar. Una idea tengo clara, y la tendríais que escuchar. No me gustan maquilladas, mucho mejor natural, ni tampoco busco en ella una esclava servicial. La mujer es como el viento necesita libertad, un espacio, grande, abierto, cual velero surca el mar.


Las tareas de la casa, igual los hijos y el limpiar, son faenas de pareja, entre dos mejor se harán. Tanto amigas, como amigos, con su total libertad,  puede ver sin resistencia,no soy yo su majestad. Así pues, querido padre, yo no quiero adoctrinar, pues la mujer es como el viento, nada la puede parar.

martes, 23 de octubre de 2012

Zapatos nuevos

Una sonrisa sincera,
un momento que enmarcar,
es la etapa de los cuentos,
cuando el barco zarpa al mar.

No necesita dinero,
solo amigos y algo más,
todo aquello que le haga,
alzar el vuelo, a soñar!

Y si algo en este mundo,
quiere romper esa esencia,
no cabrá perdón ni duda
por quebrar esa inocencia.

Solo un manto de ilusiones,
solo un mundo que explorar,
aquel niño que levanta
para andar, correr, gritar!



lunes, 22 de octubre de 2012

El fuego

El humo en el cielo a lo lejos se ve,
los gritos, la rabia, el pueblo está en pie,
cansado de escusas, van a destronar
los tronos infames, lo quieren cambiar.

Y entonces la masa empezó a caminar,
hacia el parlamento, lo harán estallar,
los bancos y cajas que encuentran al paso,
solo son carbón cuando cae el ocaso.

Las calles ardiendo, esta es la señal,
el pueblo a las armas, el rico a callar,
solo se oye un himno, un solo color,
el rojo de sangre, es la revolución.

Ya cayó el primero, cual Luis dieciséis,
¿no sabes su historia?, infórmate bien,
la sangre, los muertos, no son de rigor,
metáfora al viento, es revolución.

El tiempo dirá si esto fue solución,
pues tarde es ya, no hay elección,
avanzan sin miedo, no hay un atrás,
miran adelante, por ellos no hay paz.




sábado, 20 de octubre de 2012

Mestizaje


No creas que ser uno más del conjunto
te hace más fuerte ante el frio poder,
pues hace tus alas más fuertes al viento
el ser diferente, no hay más que querer.

La estepa es campo de tus pensamientos,
el prado el lugar donde has de querer
llegar algún día, volando en el viento,
sentirte más libre, combate el poder.

Barreras de miedo que imponen diciendo,
lo infame de ser diferente al nacer,
desecha las sombras de su pensamiento
derriba  las puertas que quieren poner.

La piel y el origen no son condición,
no hay sabiduría, ¿diferenciación?
hermanos de sangre, corazón y espíritu,
seremos más fuertes, somos todo unión.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Capítulos de rutina


Prologo

Amanecer. Con los primeros rayos de Sol despierta el día. El sonido de los pájaros resuena en la habitación. Despertar, almorzar, ducharse y  empezar. La rutina no es más que el símbolo de estabilidad que la gran mayoría necesita, sentirnos atados a ciertos hábitos que nos hacen creer en una madurez equivoca, creada artificialmente.
Café, coches, tráfico y estrés. Sentirse productivo, útil para la sociedad. Tener un trabajo, ser constante, una cárcel de responsabilidad que aunque nadie te ha impuesto a la fuerza te ves obligado a repetir durante la mayor parte de tu vida. Nuestra sociedad, firme defensora del individualismo, nos empuja a una carrera sin sentido. Conseguir el éxito, el bienestar económico. Cuanto más, mejor, con esta frase podríamos definir nuestro modo de vida, una espiral de sin razón que te arrastra a la búsqueda de una realización inexistente.

Cuerpo.

Oficina, papeles, números y jefe. Trabajos faltos de creatividad, monótonos, que podrían atontar a la más brillante de las mentes. Proyecto de futuro dicen, mas un futuro así no es deseable para nadie. Jornada de ocho horas diarias a cinco días por semana. Un sueldo razonable. Trabajamos para obtener dinero, dinero para comprar cosas, comprar cosas para llenar aun no sé bien el qué. Treinta días de vacaciones por cada año trabajado, catorce pagas. Teniendo en cuenta que la vida laboral de una persona ronda desde los veinte años hasta los sesenta y cinco (de  momento), que sentido podemos encontrar a lo llaman vacaciones? Como el breve descanso que se le da al animal de carga para que siga empujando el arado el resto de la jornada. Hablan de libertad, pero, qué clase de libertad tiene el individuo para escoger un modo de vida alternativo a este?

Epilogo.

Vuelta a casa, cena, televisión, acostarse. Un día atroz. Preparar las cosas para el día siguiente, para recordar que esto no ha acabado, que sigue y seguirá. Sofá y caja tonta. La televisión, nada más dañino y a la vez anestésico para el estrés. Bombardeo de desgracias en los informativos, todo para la mágica frase aparezca en tu cabeza: “Pues no estoy tan mal”. 
Resignarse.  Dormir. Vuelta a empezar.

martes, 16 de octubre de 2012

Abrigo de piel

Abrigo de piel,
el óseo interior,
razón en la sien,
el ser superior?


Matar por placer,
sentir, no querer,
más ser, es tener,
desear no es amar.


Despreciar, no cuidar,
esperar, no actuar,
valorar, nunca más,
no hay razón en la sien.


Y sí el ser de tu piel
solo es ser, no tener,
no es mejor solo amar
sin ahogarte en tu sien?


Esperar a cambiar
es morir, no luchar,
mas también el poder
que reside en tu sien
se resigna a esperar
lo que sí ha de querer?


Abrigo es amar,
interior solo el ser,
la razón, corazón,
es el ser superior.



lunes, 15 de octubre de 2012

Memoràndum


Un pequeño atisbo de luz recorrió la habitación. En la pared no se veían más que las negras manchas producto de la humedad. Una litera y una pequeña mesita de noche es todo el mobiliario que la acompañaba.
Silencio, frio y la privación de libertad, todo lo que allí podía encontrar.

- ¿Cuánto tiempo llevaré aquí encerrada?

Durante el aislamiento las horas parecen días, y los días años. No recordaba si quiera el momento de su clausura.

- ¿Quedará mucho más?

La espera para una ejecución de ese tipo se convierte en algo infernal. Unos últimos minutos de vida, quizá horas, pero los últimos. Habría alguien que se acordara de ella? Pensó en su juventud, ni siquiera recordaba su edad.

- Tiempos en que todo el mundo sonreía al oír mi llegada...

Aun sabiendo el destino que deparaba, mantenía la ínfima esperanza de ser rescatada. Recordaba sus vivencias, en tantos y tantos lugares en los que había estado. Hubo un tiempo donde la gente la admiraba y respetaba, pero todo eso acabó. Su nombre era ya una leyenda, de aquellas que los abuelos cuentan a sus nietos, y que los nietos olvidarán por tradición.

Siempre pensó que la suya sería una vida de evolución y crecimiento. Aunque tuvo un duro principio, consiguió calar en su lugar de origen. Más tarde tuvo que exiliarse durante unos años, pero su sentimiento volvió a resurgir con fuerza, expandiéndose por donde pisaba. Un periodo de gloria precedió a estos días, pero la cosa se torno gris. Poco a poco, su canto, antes claro y cristalino, se fue difuminando hasta perder la esencia con la que había irradiado. Su espíritu empezó a distorsionarse, quien hablaba de ella ya no lo hacía con propiedad, y surgieron ideas equivocadas sobre su persona.

Finalmente la condena. Ya solo era un reducto del pasado, algo que olvidar. Quien provocó esto tenía claras sus intenciones. Borrar cuanto había sido, y que los que la conocieron, perdieran la esperanza en aquella luz que tantos caminos había abierto.
Recordando todos los fotogramas de su vida recorrió sus últimos instantes. Unos pasos secos y autoritarios, faltos de calidez y vida, se oían acercarse a la puerta de la celda. El estremecedor sonido de la llave en la cerradura, y por último, su nombre, que como muchos otros antes habían sonado para no volver a ser escuchados:

-Democracia.

domingo, 14 de octubre de 2012

Recital de libertad

No sientes ese eco que resuena en tu interior?
No es el miedo del que escucha, lo que dicta el superior?

Aturdido permaneces, siempre esperas actuar,
pues no todo en esta vida es sentarte y escuchar,
las palabras son amargas, el recuerdo más fugaz,
escaleras que ahora subes sin poder mirar atrás.

Si quieres ver cerrada la puerta de tu celda,
no hagas nada, mas refuta cualquier llave que te vendan.
Pero si es tu decisión el poner el pié en la senda,
patea, grita, lucha, no habrá meta que te venza.

Condición de un hombre libre es poder estar en pié,
frente al mundo que te cubre con un manto de papel,
escribir te hace mas fuerte, pero nunca hay que olvidar:
la palabra bien hablada, te hace fuerte, plasmalá!



sábado, 13 de octubre de 2012

Proletario


Con la duda y enojado, le preguntó su señor:
- ¿Porque quieres que te cuide si ya no tienes valor? ¿No es verdad que tu gran casta va perdiendo su vigor? Aunque antaño destacaseis, ¿Que sois hoy, trabajador?
La fuerza del cansancio recorrió en el interior, de aquel pobre proletario, detonó en un gran fulgor:
- Es mi fuerza caballero la que quiero demostrar, pues aun sucio y en cansancio se mostrar mi habilidad. Cargo seis horas al día, hasta que vuelvo al hogar, siendo el héroe de mi hijo, llegaré a la saciedad. Aunque caiga en el intento o aunque muera al trabajar, siempre quedara un aliento que poder maximizar. Todas vuestras palabras son duras, mas no pueden afectar, a este simple proletario que armará su libertad. Pues ahora no comprende lo que puede deparar un sentido tan superfluo, esa falta de bondad. Siempre nacen contratiempos, siempre es la misma tez, la que tiene forma esquiva, pero agrede con rudez. No vengáis si tenéis hambre, no creáis aun si lo veis, pues la forma en que se muestra es muy simple, ya veréis. Todas las guerras, mentiras y cuentos, que explican los medios por miedo a caer, no es más que su miedo, a verse encerrados entre toda una clase que quiere crecer.
Las vigas que mueven esta maquinaria, son de poca cuerda, y tiende a encoger, sabrán lo que duele la pena de un hombre que mueve montañas por poder comer."

viernes, 12 de octubre de 2012

La palabra


Efímeras ganas de ahogarme en tu aliento,
me hacen más fuerte, pues yo no sé ser,
aquel que te ríe, pero llora por dentro,
el canto que evita ser libre al nacer.

No quieras poner las barreras en medio,
pues yo nací libre, lo sabes muy bien,
la risa que muestras al verme despierto,
dentro de mis sueños puedo renacer.

Sé bien que este día no va a ser eterno,
mas quiero que veas las hojas caer,
siendo antecedente, seguro, de invierno,
sabiendo el destino que siempre ha de haber.

Si todo este verso te quema por dentro
y este sentimiento florece al crecer,
plantéate enserio, estarás en lo cierto
pues todas las dudas ha de responder.

Toda palabra encierra un destino
pequeños trocitos del atardecer
las letras, palabras, vocales e himnos,
esperan ser parte, solo has de querer.

jueves, 11 de octubre de 2012

El verde a lo lejos


Si sientes que el miedo ahoga tus sueños,
si quieres tener el derecho a crecer,
empuja al vacío ese grito grotesco,
que quiere aplacar la esperanza de ser.






Las frías cadenas estrechan tu cerco,
el verde a lo lejos de un bosque se ve,
destroza los muros de tu cautiverio,
recorre el sendero, olvida esa red.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Camino a Valierta


Aun siendo estas palabras como muros de hormigón, Valierta, tierra soñada, esta es mi inspiración. Un viaje interesante, más cuando miro en mi interior: odio, rabia, incertidumbre cubre un rostro sin color.
La memoria pierde el hilo, pero aun lejos de olvidar, siempre están en su mirada aquellos flecos de verdad. ¡Qué ironía es todo esto! ¡Cuán grande será el final! Ante un futuro tan incierto, lo mejor será avanzar.

En la tierra de Valierta no existe prohibición, gentes dulces y modestas dan al mundo más color. Sin el peso del que manda, ni las guerras entre dos, sin el rico ni el mendigo, sin el siervo y su señor, todo cobra su sentido, esto lejos ya quedó.

Valierta será el puerto donde el barco amarrará, el gran ancla que ahora arrastra a este mundo a su final.

Senda abierta

Con la lengua no se juega,
pues un muro encontrarán,
de un gentío combatiente:
el gran pueblo catalán.

Asumimos diferencias,
más aún lejos de encontrar
todo aquello que nos une,
tarde es ya para olvidar.

"Son falacias sin sentido",
ladrarán, más no obtendrán,
lo que aquí andan buscando,
una réplica mordaz.

No insultamos a otras lenguas,
que gustosas son de hablar,
pero ya estamos cansados
de omitir la realidad.

Empecemos ya el camino,
sin poner la vista atrás,
una senda de justicia,
un futuro que explorar.

martes, 9 de octubre de 2012

Rojo anochecer


No siempre anochece cuando el Sol se retira,
castillos de fuego puedes ver arder,
la rabia de un pueblo que grita y esquiva
el golpe enemigo, llamadlo poder.

El yugo es un rostro sin nombre,
mas su mano conocemos bien,
levanta a la tierra que te dio la vida,
usurpa su sueño, llamadlo poder.

Una tierra que no tiene sueños,
no merece el respeto a crecer,
demuestra que somos eternos,
 romped con el miedo, no cabe el perder.
En solidaridad con el pueblo griego


El velo que cubre su rostro,
hace tuya la lucha también,
levanta, camina, despierta,
no habrá día sin amanecer.

lunes, 8 de octubre de 2012

El diluvio de Valierta.


Estepa de primavera,
jornalero al rojo Sol;
pues aun solo en esta guerra,
en mi hambre mando yo.

Son banderas de miseria,
son los llantos del dolor,
el que muestra su carencia,
mira al frente sin temor.


Correrán mejores tiempos,
predicará vuestro señor,
ya no caben los mesías,
ya no cabe redención.

Por las calles de Valierta
empezó el gran clamor,
suenan gritos y trompetas,
el diluvio ya empezó.