miércoles, 28 de noviembre de 2012

Arquitectura compuesta

Pelirroja su melena,
esmeralda en su mirar,
me mira cual pistolera,
me cautiva con su andar.

El estreno de su obra,
de sus ojos al fijar,
esperando la respuesta
de preguntas sin final.

Cuando observa distraída
como cae la eternidad,
crea vientos de tormenta,
que destruyen mi pensar.

Y si creo estar a salvo
en su vientre maternal
me maltrata con su rima,
teje versos cual sedal. 

Cuando siente que la observo,
aparenta soledad,
las persianas de un susurro
que le encanta interpretar.

No necesita cortinas,
ni de espejos en que ahogar,
su perfecta arquitectura,
su belleza sin igual.


Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc










No hay comentarios:

Publicar un comentario