martes, 14 de mayo de 2013

Sin vuelta atrás. Capítulo I


Escondía su sonrisa bajo una cara espigada,
prados verdes derretidos sobre un manto carmesí,
bajo la ciega mirada de los unos besos maldecidos,
en su piel dejó estampado mi futuro porvenir.

No encontré mejor camino que seguir tras sus pisadas,
conocer los infortunios que le tocaba vivir,
comprender toda la esencia que encerraban nuestros lazos,
construir junto a sus ojos un futuro en que existir.

Por querernos desterramos la codicia de la manos,
y matamos toda envidia disfrazad de jazmín,
al miedo y a la injusticia derrotamos con los votos
que juramos una tarde tumbados en el jardín.

Un día me preguntaba: "¿Crees que es esta nuestra hoguera?
¿La que arde iluminando un planeta en frenesí?
¿No haremos de nuestra lumbre un llama que persiga
enseñarle a este mundo como amar y compartir?

Reflexión más que certera, medité mientras veía
las estrellas ascendiendo tras la luna caciquil,
que ordenaba las celestes estructuras convertidas
en presagios escondidos bajo el brillo más febril.


Fotografía por: http://www.flickr.com/photos/hernanpc

No hay comentarios:

Publicar un comentario