domingo, 16 de noviembre de 2014

Vivir viajando

Vivir viajando,

morir durmiendo,

soñar de día,

montar al viento.


¿Marcan todos nuestros días

con minutos aun ardiendo?

¿Somos presos de las horas

que acorralan nuestro tiempo?


Cantar contentos,

sentir tu aliento,

ser melodías

o sentimientos.


¿Y sí el tiempo no dejara

más margen que del momento?

¿Sentiríamos la aurora

que envuelve nuestro estamento?


Esclavos del destino,

soñadores sin tormentos,

percusores de sonidos,

vencedores del tormento.


Fotografía por: https://www.flickr.com/photos/hernanpc/











jueves, 13 de noviembre de 2014

Cartas de noviembre

Sonreímos recordando aquellas cartas de noviembre,

los vestigios de un camino que empezaba a recorrer

las vivencias que ahora pesan sobre nuestra alegoría,

y que forman los cimientos de tus barcos de papel.



Sonidos de los flautines anunciando la llegada,

de las tropas de florestas inundando nuestro ser,

de sabores otoñales con aromas a maleza,

de rosales color purpura brillando al amanecer.



¿Son las huellas del camino reflejo de la certeza?

¿Conocemos cada día que sendero hay que escoger?

¿Valoramos suficiente los momentos de una vida

esculpida en nuestro cielo con el martillo y cincel?



Risas celebres prohibidas,

muecas de oscuro placer,

muertes que nos dan la vida,

mundos aun por conocer.


Fotografía por: https://www.flickr.com/photos/hernanpc/



miércoles, 12 de noviembre de 2014

Escribir hasta sangrar

Ver la luz de tu mirada,
ser el agua del caudal,
conversar sin decir nada,
escribir hasta sangrar.


Vivir de las madrugadas,
ser la luz tras el cristal
de las botellas melladas
de sueños por conquistar.


Versos rasos tras almohadas,
luchas por el qué dirán,
noches fatuas que ignoraban
los secretos que hay detrás.


Y pensar tras la balada:
¿son sus labios de alquitrán?
Moriré sin decir nada,
dulce y escueto final.

Fotografía por: https://www.flickr.com/photos/vidadesdoblada


lunes, 10 de noviembre de 2014

El olor del asfalto

La tensión de la lucha,

el color de los campos,

un mundo sin ruido,

el olor del asfalto,

si no sabes por donde empezar,

solo encuentra el camino y empieza a caminar.


¿Buscas felicidad?

Pues se encuentra en los rostros de gente despierta,

que ofrece al respirar,

una esencia tan viva

que reanima leyendas.


¿Dónde terminará?

Preguntaban los hijos de un mundo sin niebla.

Donde nace el coral,

y la vida,

y los sueños,

y el brillo de la estrella.


Recordemos soñar

y empezar a vivir sin miedo a la consciencia,

e intentar superar

las barreras

los muros,

y cualquier resistencia.


Fotografía por: https://www.flickr.com/photos/hernanpc/