jueves, 22 de enero de 2015

Continuar, morir, soñar.

La luz de cualquier sueño,

como los besos de portal,

solo inspira al que es dueño

de su propia realidad.


Temor a los reproches,

intentar no destacar,

ser cualquiera en la avenida

que te cruzas al pasar;

reír en las despedidas,

no llorar sin un disfraz,

seguir

por donde los demás caminan,

continuar,

morir,

soñar.



Intentar ser bueno en vida,

no olvidar, ni recordar,

destilar luz y alegría,

no avanzar y protestar;

no malgastes tu saliva,

te dirán, pues no sabrán

que el camino se desvía

fugaz,

sutil,

audaz.


Ver escapar la vida,

intentar no hacer el mal,

conformarse con el día

que se ofrece al despertar.


Fotografía por: https://www.flickr.com/photos/hernanpc

No hay comentarios:

Publicar un comentario