sábado, 10 de enero de 2015

Tras el reencuentro

Nuestros sueños y universos

convergían en los templos,

de miradas mortecinas

buscando una realidad,

que esconder bajo las sabanas

del color de tu sonrisa

donde no existen los versos

ni sueños que abandonar.


La mirada cada día

encendía los fanales,

buscaba tras el reencuentro

mecheros con que incendiar

rojas lunas que iluminan

cualquier sombra y que nos digan,

como son los verdaderos

hombres que buscan piedad.


Después en la madrugada

marchitamos con las prisas

de aquellos que ven los cielos

sin tiempo de contemplar,

y buscamos recorridos

que enlazar con tenues brisas,

y que arrastren los recuerdos

que siempre quise olvidar.

Fotografía por: https://www.flickr.com/photos/hernanpc

No hay comentarios:

Publicar un comentario