jueves, 15 de enero de 2015

Un hombre despreocupado

Contemplaba su pasado recordando con ternura,

las vivencias que forjaron cada arruga de su tez,

si lo observas solo existe la brillante alma desnuda,

de un hombre despreocupado meditando en su vejez.



No le importan los designios que le envía la fortuna,

ni los golpes recibidos que le hicieron aprender

el precio que tiene el tiempo de la tumba hasta la cuna,

los momentos de un vida plagada de insensatez.



Impregnó todos sus años con insaciable dulzura,

habitó terrenos yermos, usando pluma y pincel,

y ahora que sus pies no siembran el camino con más dudas,

solo le quedan inviernos que plasmar en el papel.


Raudos rasgos,

negras plumas,

un mundo en el que escoger

amores tenues

y partituras,

con las que al fin perecer.

Fotografía por: https://www.flickr.com/photos/hernanpc/


4 comentarios:

  1. He pasado unos momentos agradables merodeando en tu txoko. Me gusta tu manera de sentir la vida.

    Un saludo poético.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado!

      Un saludo para ti también, y me pasaré por tu blog!

      Eliminar